¡Hola!

¡Bienvenido a mi sitio!

Espero que encuentres en mis Tarjetas, algún pensamiento similar a los tuyos o quizás una manera distinta de saludar a tus seres queridos.


Intento compartir mi punto de vista con respecto a las bondades del universo, las recompensas que obtenemos si somos positivos (lo compruebo desde que lo practico), y también...¿Por qué no? que tu estado de ánimo se identifique con el mío si el pronóstico anuncia un día nublado.

¡Deseo que disfrutes al leer, tanto como yo al escribir!

lunes, 14 de octubre de 2013

Hoy cumplo 15 años



 
Si pudiéramos medir la felicidad,
la vara para hacerlo debería ser 
ese estallido de alegría que nos provoca el cumplir quince años, 
preparar la fiesta y recibir a nuestros amigos.

Tarjeta de invitación Quince Años




Lo maravilloso de cumplir quince años, 
radica en la increíble capacidad 
de percibir la vida en colores 
y sensaciones de plenitud, amor y esperanza.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Quiero un poco de ayer para mi futuro!




Convocatoria Literaria – Revista Rumbos
28-09-2013


Resurgen caprichosos los recuerdos,

impulsados por vaivenes del presente

y originan añoranzas refulgentes

de mi infancia, tan feliz, allá en mi pueblo.


Dibujo en mi mente la faz de mi abuela

sentada apacible en su mecedora,

dichosa a la sombra de copiosa mora

mirando a sus nietos correr a la escuela.



Su rostro marcado con surcos de tiempo,

mostraba señales de paz y quietud

al pensar que ellos iban con salud

y había muy pocos malvados violentos.



Las calles de tierra poco transitadas,

sabían de tardes sonando a partido,

de gritos triunfantes al haber vencido,

de viejas pelotas por rodar gastadas.



Muy de rato en rato, cesaban los saltos

al paso cansino de antiguos motores,

que ya en la distancia sonaban claxones

para que el gentío se pusiera a salvo.



Llegar al colegio era estimulante,

saludando amigos siempre revoltosos,

sin dejar de lado el ser respetuosos

con nuestra maestra, “la segunda madre”.




El recreo era el mejor momento

para informar las últimas novedades,

todas primicias al no haber celulares

y siendo oradores con público atento.



Era el trueque el amo del comercio

a la hora de intercambiar figuritas,

cotizando el doble “la más nuevita”

mientras “la difícil”, inflaba los precios.



Recuerdo mi infancia con el aire puro,

caminar tranquilo, decir -¡Buenos días!

y aunque no critico la tecnología

de ayer quiero un poco para mi futuro.



Quisiera ver niños jugando confiados,

conductores rectos con los peatones,

que abunde el trabajo, que falten ladrones

y a cualquier anciano le brinden cuidados.



Deseo a los niños un feliz presente,

padres responsables, unidos, alertas,

para que mañana al abrir la puerta

salgan sin conflictos los adolescentes.



Resurgen caprichosos los recuerdos,

impulsados por vaivenes del presente

y originan añoranzas refulgentes

de mi infancia, tan feliz…allá en mi pueblo.

Mabel Lucía Brondino

viernes, 23 de noviembre de 2012

miércoles, 21 de noviembre de 2012