¡Hola!

¡Bienvenido a mi sitio!

Espero que encuentres en mis Tarjetas, algún pensamiento similar a los tuyos o quizás una manera distinta de saludar a tus seres queridos.


Intento compartir mi punto de vista con respecto a las bondades del universo, las recompensas que obtenemos si somos positivos (lo compruebo desde que lo practico), y también...¿Por qué no? que tu estado de ánimo se identifique con el mío si el pronóstico anuncia un día nublado.

¡Deseo que disfrutes al leer, tanto como yo al escribir!

sábado, 19 de marzo de 2016

La esperaba...y sonreía


Su boda ella preparaba
muestras dando de alegría,
con la dicha anticipada,
como la tierra en sequía
que ve acercarse la aguada.
Tejió mantillas con bordes
de puntillas y festones,
previendo usarlas en noches
con locura y emociones
de amor en gozo y derroche.
Un feliz hogar soñaba
plantado a orillas del río,
con alfombra verde y oro
para tranquilos estíos
y frescores sin decoro.
Cosió su madre el vestido
nieve y luces de tan blanco,
con encajes satinados
que al aguardar en un banco
resaltaban sus bordados.
El día llegó con cantos,
noche, luna y pesadillas,
impaciente por ver flores
adornando las orillas
de pasillos...las mejores.
De sus ojos los contornos
pintó con claros azules
y labios oscuro rojo
para que al cubrirlos tules...
su amor muriera de antojo.
Dejó el vestido aquel banco,
cubrió su cuerpo desnudo,
que ruboroso temblaba
ahogando gritos agudos
pues la dicha se acercaba.
Parientes ya ubicados,
los amigos saludando
y ella desde temprano
sensible  iba estrujando
de su padre, ambas manos.
Los acordes de guitarras
sonaron bajo el gran tala,
llegándole al corazón
la melodía en vidala
que hablaba de su pasión.
Pasos cortos y nerviosos,
glorieta plena de flores,
la guiaban temblorosos
al amor de sus amores
aguardándola ansioso.
Silencio la acompañó
por el largo corredor
cuya guirnalda oscilaba
con brisa ausente de amor
porque él...no la esperaba.
El altar era un vergel,
concurrentes sorprendidos
y ella buscando ahogada
en lágrimas,  el motivo
por el cual fue abandonada.
Marchando se fueron todos...
solo ella lo esperaba,
su cara blanca en exceso,
llorando el tul arrugaba
con el corazón deshecho.
Del altar entre las flores
cayó sin vida y color
y al momento en que moría,
del cielo bajó su amor
a esperarla...y sonreía. 
M.L.B.

ACRÓSTICO - PRIMOS

Infortunio